TURISTIQUEROS NEWS

Finca La Caprina, el encanto de la vida en el campo

(Oña, Azuay).- Lo que un día empezó como un pequeño emprendimiento familiar, es hoy una empresa que ha irrumpido con éxito en el mercado de los alimentos saludables en el país. Se trata de Finca La Caprina, negocio que ofrece productos lácteos de cabra de excelente calidad.

Pocos conocen sin embargo, que Finca Caprina ofrece también una muy interesante experiencia turística. Sus propietarios, Hugo Regalado  y Glenda Cárdenas, comentan que cada vez son más las personas que visitan su finca con la finalidad de disfrutar la belleza de sus paisajes y además, conocer de cerca los procesos de elaboración de los productos lácteos de cabra.

La finca está ubicada a 3,5 km del cantón Oña (provincia del Azuay) en Yungillapamba, un paraje de peculiar belleza, muy característico de los andes ecuatorianos. En un terreno de 6 hectáreas, se distribuyen los espacios destinados para la crianza de las cabras y  la elaboración de los productos derivados de su leche. Aquí los visitantes, son siempre bienvenidos con un delicioso entremés que marcará el inicio de una fantástica experiencia vivencial.

En primer lugar, se visitan los corrales en donde cientos de cachorros de cabra, reciben juguetonamente a quienes allí ingresan.  Los amigables animalitos saludan con lamidas y cariñosas mordidas, como si hubiesen estado esperando la visita por mucho tiempo. En otra sección, se encuentran las hembras preñadas, a las cuales se da un tratamiento especial, mientras que los machos cabríos utilizados para la reproducción, se encuentran aislados para impedir que su olor, afecte el proceso de elaboración de los lácteos.

Hugo y Glenda, los anfitriones, explican detalladamente todas las actividades en la finca. Muestran a los visitantes cómo se realiza el ordeño de las cabras, las cuales responden todas a un nombre: cuando se las llama, acceden ordenadamente al punto de ordeño en donde al mismo tiempo, son alimentadas. Cada cabra produce un promedio de tres litros de leche en dos ordeños diarios.

El laborioso proceso de elaboración del queso incluye la coagulación o cuajado, el moldeado y prensado, la salación (dejar el queso 10 días en agua salada) y finalmente la maduración en una cava especial, la cual cuenta con un sistema de riego y aire acondicionado que se activa de acuerdo a la temperatura del ambiente.

La visita a la finca (con un costo de 25 dólares por persona), incluye también un exquisito brunch con diferentes productos lácteos de cabra: leche, quesos, manjar y alimentos especialmente escogidos para acompañarlos. También es posible realizar caminatas para disfrutar de los hermosos paisajes del lugar e incluso, si se llega a un acuerdo con los propietarios, realizar camping. Cabe señalar que el costo de la visita, puede ajustarse de acuerdo al presupuesto de los turistas.

Datos de interés:

  • Se requiere 15 litros de leche para obtener un queso (de allí su elevado costo).
  • La maduración del queso puede tomar entre seis meses y un año.
  • La leche de cabra, después de la materna, es la más recomendada para el consumo humano por su alto valor nutricional y propiedades que la hacen apta incluso para quienes son intolerantes a la lactosa.
  • Es posible complementar la visita a Finca la Caprina, con la visita a las fábricas artesanales de tequila en el sector.

Para mayor información sobre Finca La Caprina, es posible contactarse al teléfono 0997938874 o bien a sus redes sociales: @finca.lacaprina (IG) Finca La Caprina (FB).

 

#MeQuedoEnEcuador para disfrutar del encanto de la vida rural en maravillosos lugares como Finca La Caprina.

 

FUENTE: turismo.gob.ec

Share on facebook
Facebook
Share on email
Email
Share on linkedin
LinkedIn
Share on google
Google+
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on twitter
Twitter