In Noticias

El sector turístico del país se declara en crisis por los efectos del coronavirus en la economía y advierte que su reactivación tomará varios meses una vez que la emergencia sanitaria pase.

Desde el pasado 16 de marzo rige el estado de excepción en Ecuador y desde el día 17 un toque de queda, para evitar la propagación del COVID-19.

Pero antes de estas medidas, que restringen la movilización de las personas y han alterado el giro de varios negocios, algunas industrias del sector ya registraban impactos toda vez que la enfermedad había sido declarada una pandemia.

Los hoteles del país, por ejemplo, estuvieron entre los primeros afectados con cancelaciones de reservas por parte de turistas nacionales, extranjeros y corporativos (eventos).

El presidente de la Federación de Cámaras de Turismo del Ecuador, Holbach Muñetón, contó que en febrero pasado los integrantes del gremio (aerolíneas, operadores turísticos y hoteles) se reunieron para analizar el tema.

Entonces se estimó que las pérdidas económicas para el sector serían del 40 %, pero remarcó: “Hoy en día ya sobrepasan lo que habíamos previsto”. No anticipó cifras.

Informó que hay hoteles operativos pese a su nula o baja ocupación (del 2-3 %) y otros que ya no lo están y que han mandado “de vacaciones” al personal, como el Dann Carlton en Quito y el Hillary Resort en Arenillas (El Oro).

“Se viene una hecatombe si el Gobierno no puede ayudar a la industria”, anticipó Muñetón.

La cadena del Oro Verde, con ocho hoteles en el país (cinco del mismo nombre), registra una ocupación de entre el 0 %-10 %, según el director general, Ismar Kourroski.

Pero subrayó que la afectación no solo es en la línea de hospedaje, sino en la de eventos y alimentos.

Contó que los eventos programados fueron suspendidos y que los previstos para meses futuros están siendo cancelados.

También, que los restaurantes del grupo ya no atienden al público, como dispusieron las autoridades gubernamentales, sino solo a los huéspedes.

Por todos estos motivos, Kourroski estimó que más del 80 % de las ventas de la cadena hotelera se han reducido.

“No hay cómo sobrevivir por más de uno o dos meses con los gastos fijos que tenemos y sin ingresos”, alertó el directivo.

Los efectos del coronavirus también llegan a los operadores turísticos, como Metropolitan Touring.

La empresa tiene parados sus tres barcos en las islas Galápagos, confirmó el presidente de Grupo Futuro (accionista de la operadora), Roque Sevilla.

Él opinó que la paralización en la industria podría durar unos cinco meses, es decir, hasta agosto.

Prevé que luego de ese tiempo Ecuador habrá contenido el avance del virus “casa adentro” y reabierto sus fronteras con las medidas migratorias necesarias para no importar nuevos casos del COVID-19.

Agregó que quizás para entonces ya habrá la ‘confianza’ de viajar a otros destinos.

Una de las medidas que el país tomó fue prohibir los viajes internacionales y domésticos.

El presidente de la Asociación de Representantes de Líneas Aéreas en el Ecuador, Marco Subía, consideró ‘prematuro’ cuantificar las pérdidas, pero sí aseveró que “no se ha visto una crisis como esta en la historia de la aviación”.

La Asociación Internacional del Transporte Aéreo reportó que las aerolíneas del mundo necesitarán una ayuda emergente de al menos $200 000 millones.

El sector pide:

  1. Esquema de financiamiento con intereses reducidos para el pago de impuestos al SRI.
  2. Dos años de gracia para pagar deudas a la banca pública.
  3. Nuevas líneas de crédito con intereses reducidos, tanto en la banca pública como privada.
  4. Aplazamiento de los pagos de aportes patronales al IESS para los próximos seis meses.
  5. Exoneración temporal en la aviación del cobro del impuesto a la salida de divisas (ISD)
  6. Eliminación de la tasa del 5 % que el Estado cobra por el uso del combustible aéreo.
  7. Reformas a la ley o emisión de acuerdos ministeriales que permitan ciertas flexibilidades a la industria, por sus características laborales y hasta terminar de reactivarse.

Gobierno estudia acciones según duración de la crisis

El Gobierno calcula que las pérdidas económicas para el sector turístico podrían ascender a $540 millones si la ‘crisis’ dura 90 días, indicó el viceministro de Turismo, Ricardo Zambrano, quien admitió que la industria es la más afectada.

Señaló que si la paralización de las actividades se mantiene por 30 días, las pérdidas serían de $150 millones, y si se extiende 60 días, serían de $345 millones.

Zambrano explicó que estas proyecciones permitirán al régimen “definir las acciones de mitigación y remediación” para reactivar el turismo.

Además, confirmó que el régimen trabaja con la banca para otorgar créditos emergentes, pero no anticipó cuándo serían entregados.

En días pasados, el presidente Lenín Moreno anticipó esto y ofreció al sector el diferimiento del impuesto a la renta. (I)

Fuente: Ministerio de turismo 

Hola!

Si tiene alguna pregunta, envíenos un email y nos comunicaremos pronto.

Not readable? Change text. captcha txt