In Noticias

Lagunas, pajonales y grandes construcciones de rocas se divisan en el camino que conduce hacia la parroquia rural Chaucha desde Cuenca.

Con 135 años de historia, hay varias interpretaciones al respecto del nombre de Chaucha. Una de ellas refiere que su significado es ‘muñeca de trapo’, como un elemento que los padres regalaban a los padrinos de su primer hijo.

Otra hace alusión a una variedad de papa que se cultiva en esa zona; y una tercera, la define como una tierra de productividad y belleza, según el sitio web del Gobierno parroquial.

El camino que conduce a Chaucha está lleno de vistosos paisajes que muchas veces se pierden por el trajín del viaje.

Uno de estos es el sector Pimo, donde se hallan rocas gigantes que por efecto de los años y la naturaleza han formado perfiles como el de un inca, una calavera y hasta un simio. Todo depende de la perspectiva y agudeza visual de los caminantes.

Hernán Valencia, vicepresidente del Gobierno Parroquial de Chaucha, cree que las gigantes piedras colocadas una sobre otra y con un el tallado interno no es algo natural, sino realizado por sus ancestros.

Valencia indica que para recorrer el lugar, se pide a los turistas respetar a la naturaleza y evitar poner en riesgo el páramo con fogatas o basura.

Agrega que allí también se encuentra una variedad de animales silvestres como conejos, raposos y hasta el cóndor. Pero para observar a esta ave hay que ser paciente, pues generalmente asoma al inicio de la mañana o al finalizar la tarde.

Varios kilómetros más arriba se llega a las lagunas de Chaucha. A 3965 metros sobre el nivel del mar se ubica la laguna de Napalé, ubicada junto a la vía principal y que es muy visitada por turistas, ruteros o aventureros porque les atrae la calma que aquí se emana. Ahí se puede hacer senderismo y hasta pescar truchas.

Como en la mayoría de zonas rurales, los mitos forman parte importante de la población.Chaucha apuesta al turismo con sus atractivos naturalesUna de esas es que a la laguna de Cochas, ubicada en la parte alta de Chaucha, no hay que molestarla porque es brava y puede atrapar a quienes la alteran. Pero en caso de que eso suceda el consejo de los mayores es correr alrededor de la laguna, no hacia arriba o debajo de la montaña, pues así “el agua se cansa”, explica Valencia.

Además en la vinculación de Dios con la naturaleza, cada marzo los pobladores de la comunidad Angas celebran ahí las fiestas en honor a San José. Llegan con la imagen un viernes, la retiran el sábado por la mañana y la celebración continúa. (F)

Pobladores

Las autoridades locales trabajan en un proyecto denominado Chaucha Paraíso Escondido, en el que se quiere vincular a sus pobladores en temas de turismo comunitario, resaltando sus rutas internas, proyectos de aguas termales y demás. (I)

Fuente: Diario El Universo

Hola!

Si tiene alguna pregunta, envíenos un email y nos comunicaremos pronto.

Not readable? Change text. captcha txt