In Noticias

El Museo y Centro Cultural Esmeraldas (MCCE) reabrirá sus instalaciones luego de tres años de estar cerrado.

La institución, ubicada en las calles Piedrahita y Simón Bolívar, abrirá sus puertas gracias al trabajo de  más de 80 profesionales en distintas áreas que realizaron una intervención a fondo.

El trabajo empezó por la arquitectura para finalizar con los sistemas eléctricos y de climatización, además de un replanteamiento del espacio y los ambientes para la lectura de las obras, señala diario La Hora.
En la reinauguración habrá recorridos guiados y música en vivo, además de presentaciones artísticas.
Nuevo contenido.  El museo recibirá a sus visitantes con un nuevo enfoque en sus contenidos.
Ricardo Rivadeneira forma parte del equipo de museógrafos, restauradores, historiadores, arqueólogos e investigadores que trabajaron en el diseño de la distribución espacial del nuevo MCCE y sus ejes temáticos.
“La idea fue trabajar con los temas centrales: Sonoridad, Resistencia y Ritualidad”, explica el especialista.
La división temática que hoy conforma los tres pisos del sitio busca “integrar a los pueblos afroecuatorianos”, añadió.
En cuanto al rescate de la sonoridad, las salas de exposición han sido adaptadas con tecnología para que los sonidos de ocarinas, silbatos, marimbas y litófonos acompañen el recorrido de los visitantes.
“Trabajamos con arqueólogos y etnomusicólogos en la representación de los instrumentos que se usaban en la cultura La Tolita”, señala Rivadeneira, quien enfatiza que el interés de esta dinámica es la interacción con el público: “Que la población pueda no solo ver, sino escuchar los sonidos originarios”, afirma.
Patrimonio. Además de la música, el patrimonio artístico de la provincia encuentra cabida en la representación de la lucha de las comunidades de Esmeraldas por la libertad e igualdad “desde la pintura, las coplas, la literatura y otros medios artísticos que se utilizaban como vías de resistencia afroesmeraldeña”, comenta Rivadeneira.
Finalmente, el eje de la ritualidad aborda todo tipo de ceremonias religiosas de los pueblos aborígenes, confrontados con la influencia occidental para visualizar la transformación que sufrieron las creencias de estas comunidades luego de la Conquista y hasta la actualidad.
El nuevo discurso curatorial de la institución contempla la diversidad cultural de los pueblos que todavía habitan el territorio esmeraldeño, como los chachis, los awás y los éperas.
“Todo esto, distribuido desde la parte arqueológica, llegando a lo contemporáneo, tratando de trabajar ejes transversales que generen un diálogo en representación de todos los bienes expuestos”, indica Rivadeneira.
FUENTE: EL DIARIO
Hola!

Si tiene alguna pregunta, envíenos un email y nos comunicaremos pronto.

Not readable? Change text. captcha txt