In Noticias

Es la fiesta de las diosas, las princesas, una conmemoración muy vinculada a la fecundidad, a lo femenino.

La Chijallta FICI (Federación Indígena y Campesina de Imbabura) prepara la celebración del Coya Raymi 2018, que se hace en septiembre. Para esto, los pueblos kichwas de la Sierra Norte tienen programado una serie de eventos, para el 21, 22 y 23 de ese mes. En esta ocasión, la comunidad de Carabuela fue escogida como prioste de la festividad.
Rocío Cachimuel, presidenta de la FICI, mencionó que las actividades se desarrollarán desde el viernes 21 de septiembre, con el equinoccio en la vertiente de Carabuela. Ahí habrá una ceremonia ritual y la comida comunitaria.
El sábado 22 se llevará a cabo la elección de la Coya Ñusta (reina), con la participación de representantes de cuatro pueblos kichwas, en el parque central de la ciudad, desde las 10:00. Al final se presentará un grupo de música.
Para el domingo 23 se tiene programado un encuentro cultural, a las 10:00, en el Parque Bolívar, con la participación del Coraza, personaje representativo de las festividades de los raymis.

LA FESTIVIDAD
El calendario andino –dice Cachimuel– está dividido en dos solsticios y dos equinoccios, todos estos relacionados con el Sol y la Luna vinculados estrechamente con la Tierra para la productividad, los beneficios y la provisión de alimentos.
Esta conmemoración forma parte de un ciclo que avanza en espiral y son: el Pawkar Raymi (equinoccio), el florecimiento; el Inti Raymi (solsticio), tiempo de cosecha; el Coya Raymi (equinoccio), la fecundidad; y el Capak Raymi (solsticio), la fiesta de la germinación, agrega.

EL DATO
El Coya Raymi es la época del renacer, de germinar las semillas.
El Coya Raymi está relacionado con el calendario agroecológico.  En esta época se prepara a la Madre Tierra para recibir las semillas y empezar a producir los nuevos frutos que esta ofrece.
En el calendario andino, el 21 de septiembre inicia el equinoccio de verano, donde el Sol se pone en forma rectangular con la Tierra, así como la preparación de la Pachamama para la siembra.
Con este pormenor, también las comunidades rinden gratitud con ceremonias andinas en lugares sagrados, donde se eligen los priostes.

SE PEDÍA A LA LUNA
En tiempos de los incas, el Coya Raymi era la fiesta principal de la reina y de la Luna, indica Cachimuel. Añade que se trataba de una fiesta especial de las mujeres, en la cual se hacían ceremonias pidiendo a la Luna o Killa que llueva para que la tierra sea fecundada y sus siembras prosperaran. Los rituales se efectuaban cuando salía la Luna.
Pero el Coya Raymi era también el mes de la limpieza y de la expulsión de las enfermedades. Para esto, informa la presidenta de la FICI, se hacían ritos pidiendo a los dioses que evitaran las patologías (porque como empezaba a llover, había propensión a que la gente contrajeran males). 

Fuente: https://www.lahora.com.ec/noticia/1102179920/la-celebracion-del-coya-raymi-se-prepara-en-otavalo

Hola!

Si tiene alguna pregunta, envíenos un email y nos comunicaremos pronto.

Not readable? Change text. captcha txt