In Noticias

“Bélgica contigo” es un programa para el fomento de las relaciones con Ecuador y otros países que desarrolla la embajada de ese país, parte de lo cual ha sido el concurso internacional de cocina fusión “Bélgica, más sabor”, con participantes de Ecuador, Perú y Bolivia. Los dos primeros premios fueron para concursantes de Cuenca.
Mereció el primer premio un platillo que fusiona las culturas belga y ecuatoriana: “el cuy cocinado a la flamenca, con cerveza y acompañado de mote sucio”, creación de Carlos Vuegen y Roberto Flores, del restaurante Jodoco Belgian Brew, que funciona en San Sebastián.
El segundo premio fue para Paola Marca, por su creación: el “Choclowaffle con helado casero de cerveza Lambic”. El choclo, helado, espumilla, cerveza con maracuyá y el ruibarbo, un fruto europeo usado en repostería, aunque poco frecuente acá.
La noche del sábado anterior, ante un público de ciudadanos de los dos países, los ganadores fueron premiados por el jefe de la misión diplomática de Bélgica y consejero de Cooperación para Ecuador, Perú y Bolivia, Gert Deserranno. El diplomático señaló que el evento corresponde a un nuevo tipo de relaciones con los tres países, para un futuro conjunto y ya no una relación de dependencia.
Entre el público asistente hubo parejas conformadas por belgas y ecuatorianos, como María Cecilia Vintimilla y Freek Everaert. Ella, cuencana, fue a Bélgica a estudiar una maestría; vivía con una familia, una de cuyas hijas se casaba. Entonces conoció al testigo del novio. Hoy, ambos viven aquí, son novios y trabajan en la Universidad del Azuay.
Otra pareja la conforman Yari Correa y Thomas Steyaert, músico y estudiante de diseño. De alguna forma, los dos artistas, de culturas diferentes, pero tienen un intercambio estético y sentimental y, “gracias al arte, mayor conexión para que la cultura no sea un obstáculo”, concuerdan.
En 1535 llegó a Quito, procedente de Malinas, la actual Bélgica, el religioso fray Jost de Rick, (llamado después por los quiteños Fray Jodoco Ricke) quien trajo por primea vez el trigo y fundó escuelas de arte y música. Fue el primer contacto con la cultura belga.

EL DETALLE
– Los premios consistieron en un juego profesional de cuchillos para diversos usos en gastronomía valorado en 1.000 dólares para el primer lugar, y en curso de cocina peruana, ecuatoriano o boliviana por el mismo valor.

 

Fuente: ww2.elmercurio.com.ec

Hola!

Si tiene alguna pregunta, envíenos un email y nos comunicaremos pronto.

Not readable? Change text. captcha txt